Los promotores señalan que hay una alta demanda nacional y extranjera latente y el precio sigue subiendo, aunque reconocen que hay temor a la crisis económica y al aumento del desempleo.

En el segmento inmobiliario, la repercusión directa en la Costa del Sol es que la compraventa de vivienda y los visados han descendido un 30 % en lo que va de ejercicio. Sin embargo, el sector se mantiene optimista porque es consciente de que hay una fuerte demanda latente de españoles y extranjeros que mantienen firme su deseo de adquirir una vivienda en Málaga y que están a la espera de que escampe el temporal. De hecho, el  precio no solo no ha caído sino que se ha incrementado un 3,5 % e incluso en zonas del interior se ha disparado un 15%.

Estas son algunas de las conclusiones a las que han llegado varios expertos en la presentación oficial del Salón Inmobiliario del Mediterráneo (Simed) . Málaga ha crecido un 25 % en población y lo hará más por su dinamismo  económico y por su clima. El teletrabajo también ha sido un factor para el cliente extranjero.

Lo positivo es que ahora no hay crisis bancaria, sino que los bancos siguen interesados en  dar hipotecas y si la crisis pasa en un corto espacio de tiempo esa demanda embalsada podrá salir al mercado y en Málaga las proyecciones siguen siendo buenas.14-elpais